La monitorización de la presión intracraneal es un método mínimamente invasivo que permite obtener una valiosa información acerca de la dinámica del líquido céfalorraquideo .

Bajo anestesia local se coloca un sensor en el cerebro de un diámetro inferior a 1 mms a través de un pequeño orificio y se conecta a un ordenador. El paciente ha de permanecer ingresado por un período de tres días durante los cuales se obtiene una gráfica que luego será cuidadosamente estudiada.

Es de extraordinaria utilidad en el diagnóstico de hidrocefalia, de hipertensión intracraneal idiopática, en sospechas de fallo de válvulas de derivación o en casos de ventriculomegalias.

Neurosalus21 tiene una dilatada experiencia en el manejo de esta herramienta diagnóstica que ahora ponemos a su disposición