La aplicación de la endoscopia para el manejo de lesiones intraventriculres e hidrocefalia ha constituido un hito en la Neurocirugía. A través de un pequeño agujero de trépano de menos de dos centímetros es posible extirpar lesiones que antes precisaban de grandes incisiones y abordajes agresivos no exentos de complicaciones, como los quistes coloides de III Ventrículo.

En hidrocefalia ha permitido evitar la implantación de válvulas en muchos casos convirtiéndose la neuroendoscopia en un tratamiento curativo para estos pacientes, evitándoles ser dependientes de un válvula de por vida.

Nuestro equipo tiene una amplia experiencia en el manejo del neuroendoscopio con resultados muy favorables.